PRECAUCIÓN: LEA ESTE AVISO LEGAL ANTES DE CONTINUAR.

ESTE MANUAL NO PRETENDE SER EL REEMPLAZO DEL ASESORAMIENTO DE UN ABOGADO DE APELACIONES EXPERIMENTADO ACERCA DE CÓMO LLEVAR ADELANTE UNA APELACIÓN

 

El Manual de APELACIONES POR DERECHO PROPIO (PRO SE): CÓMO REPRESENTARSE A SÍ MISMO EN UNA APELACIÓN©2007, Sección de Práctica de Apelaciones de la Florida, está preparado por miembros individuales de la Sección de Práctica de Apelaciones del Colegio de Abogados de la Florida como un servicio público. Este manual “pro se” o del “litigante auto-representado” no es una guía de apelación exhaustiva y no responde todas las preguntas ni garantiza que logre su propósito. Tampoco tiene la intención de asesorar a las personas en el ejercicio de la abogacía sin licencia. No debe ser citado como autoridad. Este manual no debe ser utilizado para brindar asesoramiento legal a otras personas, ni tampoco es recomendable que los abogados que no tienen experiencia en la práctica de apelaciones se basen en este manual. Es una obra en ejecución permanente y no lo incluye todo. Para obtener la versión más actual visite: http://www.flabarappellate.org.

Esta es una guía muy básica para brindar asistencia a alguien que no pueda contratar a un abogado para promover o defender una cuestión de apelación. No sustituye la lectura ni la comprensión de todas las Normas del Procedimiento de Apelaciones de la Florida, que se aplican a todos los tipos de apelaciones y órdenes extraordinarias. Tampoco sustituye la contratación de un abogado especializado en apelaciones capacitado en derecho y con conocimiento de la práctica de apelación. LA PARTE INTEGRANTE EN UNA CAUSA DE APELACIÓN DEBE CONTRATAR UN ABOGADO CAPACITADO Y EXPERIMENTADO EN LA PRÁCTICA DE APELACIONES.

La parte que actúa por derecho propio tiene que leer y comprender las Normas de Procedimiento de Apelaciones de la Florida (Florida Rules of Appellate Procedure) y otras reglas y leyes de la Florida que puedan aplicarse. Sería conveniente que la parte que actúa por derecho propio consultara la Florida Appellate Practice, (Práctica de Apelaciones de la Florida) publicada por el Colegio de Abogados de la Florida, y Florida Appellate Practice, (Práctica de Apelaciones de la Florida) de Philip Padovano, como también otros manuales de apelaciones de la Florida para obtener información adicional acerca de las apelaciones y solicitudes.

PRECAUCIÓN: LOS RIESGOS DE AUTO-REPRESENTARSE

“Auto-representación” o proceso por derecho propio (“pro se”) significa que la parte no cuenta con un abogado para tratar un asunto legal y se representa a sí misma, sin distinción de si la auto-representación es por decisión propia o porque la parte no puede contratar a un abogado.
Toda parte “pro se” debe tener en cuenta lo siguiente:

  1. El tribunal de apelaciones no le dará a la parte “pro se” (que se
    representa a sí misma) ningún trato especial ni flexibilizará las normas por tratarse de un litigante que actúa por derecho propio y no es abogado.
  2. Todas las partes y los abogados deben respetar las Normas de Administración Judicial y las Normas del Procedimiento de Apelaciones de la Florida, como también las reglas y procedimientos internos o “locales” del tribunal de apelaciones pertinente. La parte “pro se” que no tiene capacitación legal formal es tan responsable como un abogado para respetar todas las normas.
  3. Las Normas del Procedimiento de Apelaciones de la Florida establecen cuáles son los alegatos y los documentos que deben ser presentados, junto con los plazos (cantidad de días) para interponer un alegato o documento, como por ejemplo un aviso de apelación y los escritos de apelación.
  4. Todas las partes deben cumplir con los plazos para las presentaciones. A ninguna parte se le permite presentar una apelación o un escrito fuera de término solo porque la parte se representa a sí misma y no cuenta con ninguna capacitación legal formal. A ninguna de las partes se le permite solicitar prórrogas en los plazos o aplazamientos de un procedimiento en un tribunal solo porque se trata de una parte “pro se”.
  5. La revisión de una causa por parte de un tribunal de apelaciones se limita al expediente de la apelación efectuada en el tribunal inferior. Por ejemplo, si no se interpuso un alegato, petición u otro documento en el tribunal inferior antes de la apelación, o si no se introdujo como prueba en el tribunal inferior algún medio de prueba o prueba instrumental, no se puede alegar ni considerar por primera vez en la apelación. Esto se debe a que el documento o las pruebas no formaron parte del expediente en el tribunal inferior. El expediente de la apelación se limita a aquel que se presentó en el tribunal inferior. Del mismo modo, el tribunal de apelaciones generalmente no puede considerar ningún alegato que no se haya presentado en el tribunal inferior.
  6. El tribunal de apelaciones tiene que acatar las leyes, normas, regulaciones y resoluciones del tribunal que rijan y sean pertinentes en cuanto a los hechos. El tribunal de apelaciones no puede hacer excepciones especiales para las partes que actúan por derecho propio.
  7. Si la parte contraria es representada por un abogado, el tribunal de apelaciones puede ordenar que la parte que actúa por derecho propio pague los honorarios del abogado de la parte contraria y las costas si esa parte gana la apelación. En ciertos casos especiales, como en las apelaciones en causas de derecho de familia, los honorarios del abogado pueden otorgarse según las necesidades económicas sin consideración de quién ha ganado.
  8. Si la parte contraria es representada por un abogado, la parte que actúa por derecho propio podría tener serias dificultades para ganar el caso. La capacitación y el conocimiento jurídico que tiene un abogado podrían hacer que la parte contraria gane el caso mediante un uso hábil de los requerimientos procesales o técnicos, o mediante el uso diestro de la jurisprudencia y de los alegatos legales.
  9. Las normas que regulan el Colegio de Abogados de la Florida y la Corte Suprema de la Florida prohíben el “ejercicio de la abogacía sin licencia”. Esto significa que una persona que no es abogado (incluso un abogado de otro estado o un estudiante de abogacía) no puede brindar asesoramiento legal ni hablar en representación de otra persona en los procesos judiciales, sin tener licencia para ejercer la abogacía en el estado de la Florida. En otras palabras, una persona que no es abogado y que no tiene licencia para ejercer la abogacía en el Estado de la Florida, no puede brindar asesoramiento legal a ninguna persona, ni intentar actuar como abogado de otra persona, ya sea en documentos escritos o en comparecencias ante el tribunal o de alguna otra manera. Tanto el Colegio de Abogados de la Florida como la Corte Suprema de la Florida toman muy en serio el ejercicio de la abogacía sin licencia. El Colegio de Abogados de la Florida investiga y procesa, y la Corte Suprema de la Florida castiga (incluyendo una multa de hasta $2,500 o hasta cinco (5) meses de prisión), a cualquier persona que se haya desempeñado como abogado en representación de otra persona, sin tener licencia para ejercer la abogacía en el estado de la Florida.

Antes de proceder, la parte que actúa por derecho propio o “pro se” debe contactar a su colegio local o al Colegio de Abogados de la Florida y preguntar si tienen o saben de algún programa “pro bono” que pueda ayudar a una parte “pro se”, para obtener representación legal en una apelación sin tener que pagar los honorarios de un abogado especializado en apelaciones. En caso de no haber ningún programa “pro bono” vigente en el área, el hecho de contratar a un abogado especializado en apelaciones, a largo plazo podría ahorrarle dinero a la parte que actúa por derecho propio.

Al utilizar el Manual de Apelaciones por Derecho Propio (Pro Se) de la Sección de Práctica de Apelaciones del Colegio de Abogados de la Florida, el usuario acepta mantener indemne y libre de responsabilidad a la Sección de Práctica de Apelaciones del Colegio de Abogados de la Florida y a todo aquel que haya participado en la elaboración del Manual de Apelaciones por Derecho Propio (Pro Se).


CAPÍTULO PRIMO ⇒